l proceso de aprobaci贸n de una taxonom铆a verde europea se encuentra en una situaci贸n controvertida. La publicaci贸n del Acto Delegado de la Comisi贸n Europea (CE) adjudicando el r贸tulo de verde al uso del gas y de la generaci贸n nuclear ha despertado una ola de reacciones a escala continental.

El ejecutivo intenta contener las ambiciones de las el茅ctricas… con pocos resultados. El Real Decreto que modifica la Ley de Aguas evidencia el descontrol oficial sobre la gesti贸n que las el茅ctricas hacen de los embalses. Por otro lado, la amenaza de cierre de las centrales nucleares est谩 fuera de lugar, hay beneficios extraordinarios por derechos de emisi贸n sobre un parque ya amortizado. Los argumentos del gobierno son buenos, pero el sector el茅ctrico est谩 acostumbrado a ganar.

芦La Junta juega a la ruleta rusa con las balsas de lodos t贸xicos de Atalaya Riotinto Minera禄, afirma el hidr贸logo Steven Emerman. Los nuevos recrecimientos que ha propuesto autorizar la Delegaci贸n Territorial de Minas de Huelva reforzar谩n las probabilidades de una cat谩strofe cuya probabilidad era ya del 95% en los pr贸ximos 19 a帽os.

La Agencia Internacional de la Energ铆a (AIE) alerta sobre la falta de inversi贸n en energ铆a limpia. S贸lo un 2% de la masa sin precedentes de billones de d贸lares y euros que los gobiernos a escala global han desplegado a trav茅s de sus bancos centrales para dar apoyo fiscal destinado a sostener y reconstruir las econom铆as se ha destinado a medidas de energ铆a limpia. Las emisiones globales de CO2 van camino de establecer un nuevo r茅cord en 2023.

La pronunciada correcci贸n de los mercados de valores a escala global el lunes fue atribuida por los analistas al fuerte crecimiento mundial de los casos de la denominada variante Delta de la Covid-19. Un incremento preocupante. De acuerdo con el Centro de Control y Prevenci贸n de Enfermedades de Estados Unidos aquella se convertir谩 en la dominante en ese pa铆s. Ni la alta tasa de vacunaci贸n, ni las vacunas en s铆, parecen capaces de detener el efecto del contagio de esta variante aunque la mortalidad haya decrecido. En respeto a la raz贸n medioambiental es forzoso admitir que el desarrollo de esta variante, aunque no mate, puede dar paso a mutaciones m谩s agresivas contra las cuales las vacunas desarrolladas no muestren la eficacia esperada. Los inversores institucionales parecieron tener un rapto de conciencia de esta posibilidad y salieron de las acciones... pero por poco tiempo.

La subida en los mercados ayer fue interpretada como la evidencia de que no hay en qu茅 invertir y que m谩s vale regresar a la bolsa. Es dif铆cil determinar si esta interpretaci贸n es un manto vergonzante echado sobre la pol铆tica de los grandes especuladores o encierra una verdad. Lo que est谩 claro es que un mercado que un d铆a dice no y al siguiente dice s铆 prepara una correcci贸n quiz谩 catastr贸fica. Hay un dato a tener en cuenta, los precios futuros del crudo que cayeron el lunes y se recuperaron el martes, quedaron para los contratos del West Texas Intermediate un 10% por debajo de sus m谩ximos recientes de 67,42 d贸lares por barril. Esto puede indicar que la especulaci贸n no se f铆a de la demanda creciente de crudo, y teme que el compromiso de bombear m谩s de la OPEP+ tenga el efecto de deprimir los precios. La sombra de la pandemia sobrevuela esta opini贸n porque las nuevas variantes pueden obligar a la intermitencia en la producci贸n de bienes y servicios.

As铆 las cosas el v铆nculo entre pandemia y medio ambiente se sostiene por sobre todas las cosas en la medida que la humanidad es un polo insoslayable de la propia naturaleza. La econom铆a al final no es otra cosa que las leyes que determinan la asociaci贸n de la humanidad entre s铆 para producir. La existencia de epidemias zoon贸ticas como la Covid-19 o las que la precedieron, ya sea en Estados Unidos o M茅xico -gripe porcina-, en Vietnam -gripe aviar- o en China la que nos afecta ahora, est谩 directamente relacionada con las condiciones de existencia en las proximidades de centros de producci贸n de carnes y en el contacto entre especies de cr铆a y fauna salvaje. Es decir la interacci贸n entre hombre y medio ambiente. Pero si no hay producci贸n hay colapso. Esto es lo que se olieron los inversores institucionales el d铆a en que el primer ministro Boris Johnson dijo que mantener las restricciones era retrasar lo inevitable. 脟a veut dire quoi?

Abu Dhabi gana el pulso y la OPEP llega a un pacto de 煤ltima hora para aumentar la producci贸n de crudo global. Francia, Espa帽a, Italia, Hungr铆a, Letonia, Irlanda y Bulgaria expresan temores ante 芦Fit for 55禄. Crecen las dudas sobre la capacidad de los PERTEs espa帽oles para movilizar tantos capitales privados como espera el gobierno.