La batalla del aluminio verde

Fábrica de «aluminio verde» de Sayanogorsk en Siberia, propiedad de Rusal Fábrica de «aluminio verde» de Sayanogorsk en Siberia, propiedad de Rusal

La cabecera de materias primas y metales En+ se ha embarcado en un proceso de escisión de activos en su filial Rusal con el objetivo de agrupar los elementos de la industria del aluminio verde bajo la denominación de Al+. La segregación de los activos más contaminantes será gestionada por separado. La decisión supone acelerar la competencia con el consorcio denominado Elysis formado por Alcoa, Rio Tinto y Apple que fue impulsado por la empresa de electrónica con el objetivo de que el aluminio de bajas emisiones sea el soporte de sus ordenadores y teléfonos móviles.

Tabla de contenidos

La fórmula del aluminio verde

Fabricando aluminio verde
Fabricando aluminio verde

La base para lograr aluminio verde hasta ahora se ha centrado en la aplicación de energías renovables de bajas emisiones. El procedimiento de fabricación del aluminio consiste en pasar una corriente de alta tensión a través de una vasija de fundición en la que hay bauxita y otros materiales que se funden para formar el aluminio.

El ánodo a través del cual fluye la corriente es de carbono, y por lo tanto es alto en emisiones. Las nuevas tecnologías, tanto la desarrollada por Alcoa de forma experimental, como la que dice tener en desarrollo En+ en Rusal se basa en sustituir el ánodo por un material que libera oxígeno cuando pasa corriente eléctrica a través de él.

De acuerdo con fuentes de En+ esta tecnología podría comenzar a funcionar este año. Alcoa anunció hace dos años que tenía la posibilidad de producir aluminio a bajas emisiones pero no en volúmenes industriales.

Una carrera a dos por el aluminio verde

Trudeau, primer ministro de Canadá, presenta los primeros lingotes de aluminio verde producidos en Canadá por Elysis, de la cual el estado y la región de Quebec son socios

China que es un gran productor de aluminio basa la mayor parte de la energía eléctrica que utiliza para esta industria en plantas térmicas accionadas por carbón. El incremento de la demanda de aluminio limpio es un acicate para la industria. Lo que no obsta para que la extracción de la bauxita sea una actividad intensiva en la generación de carbono. Guinea, Australia y Brasil son grandes productores de bauxita aunque el primero se lleva la palma por volumen.

La Rusal del aluminio verde bajo el rótulo de Al+ va a conservar las 12 funciones más modernas y eficientes mientras prosigue con el desarrollo de un método de fabricación de aluminio bajo en emisiones. La demanda de aluminio verde se ha incrementado en la industria del automóvil y otras intensivas en este metal ligero.

Tanto Alcoa como Río Tinto han establecido el consorcio Elysis en Canadá con un 48% del capital cada una y el resto en manos del gobierno de ese país para desarrollar su propio camino hacia el aluminio verde. El proceso con ánodo de un material distinto al carbono está en desarrollo experimental en las plantas de Alcoa en Pittsburg pero de acuerdo con el consorcio podría estar en desarrollo y ser licenciado en el 2024.

En el grupo Elysis el gobierno de Canadá y de la región de Quebec han invertido 120 millones de dólares, mientras que Rio Tinto y Alcoa han aportado 50 millones de dólares y Apple 13 millones en 2018.

Mientras tanto Rusal hasta ahora había centrado su actividad en la red de plantas hidroeléctricas que se extiende a lo ancho de todo el país para producir aluminio sin recurrir a combustibles fósiles para la fabricación de aluminio. Por añadidura la estrategia de convertirse en la primer empresa hidroeléctrica del mundo le ha permitido descarbonizar en buena medida su producción.

En+ entre Rusal y Al+

Quién iba a decir que Vladimir Putin y Oleg Deripaska serían los campeones del aluminio verde

Al+ va a conservar las 12 fundiciones más eficientes y una participación del 28% en Norilsk Nickel que es muy rentable y paga suculentos dividendos.

Rusal tiene su cabecera en Londres, donde cotiza. Es el mayor productor de aluminio fuera de China, es propiedad en un 57% de En+ el grupo de hidroelectricidad y metales que estuvo bajo el control del magnate fiel al régimen de Vladmiri Putin, Oleg Deripaska. Este fue objeto de sanciones que le llevaron a reducir su participación en el grupo del 65% al 45% y sus derechos de voto al 35%.

El actual presidente de la empresa Lord Barker señaló, tras la pérdida de relevancia del sancionado Deripaska, que gracias a su retirada parcial la empresa ampliará la base de su intercambio tecnológico y podrá asociarse para el desarrollo de tecnologías más eficientes con otras empresas. De todas formas el objetivo de producción de aluminio bajo en emisiones es para el 2021. El presidente de Rusal Bernard Zonneveld señaló que los activos agrupados dentro de la vieja matriz serán objeto de una modernización de acuerdo con un plan anunciado este año.

Greg Barker, el presidente ejecutivo de En+ señaló que espera que la empresa segregada cotice en Rusia y que sus acciones se repartan entre los inversores en Rusal de acuerdo a sus posiciones en el capital. Sin embargo nadie descarta que esta operación de escisión de activos no resulte en una venta de ese paquete.

Barker que fue ministro de Energía y Cambio Climático de Reino Unido dijo que el plan anunciado es el resultado de una revisión estratégica lanzada en enero cuando En+ anunció que reduciría sus emisiones de gases de invernadero en al menos un 35% para el 2030 para alcanzar las cero emisiones en el 2050.