Diálogos de transición energética de Berlín (BETD) 2021

BETD Diálogos de transición energética de Berlín

El primer día de los Diálogos de transición energética de Berlín (BETD) culmina con la presentación de un acuerdo energético entre Alemania y Canadá centrado en el Hidrógeno. El gobierno de Alemania también anunció inversiones de miles de millones de euros para estimular la creación de un mercado internacional del Hidrógeno. A los mercados y mecanismos de inversión se refirió también John Kerry, cuya participación en representación de EEUU fue ampliamente celebrada.

En este artículo

Los diálogos de transición energética de Berlín (BETD) abren celebrando a Fridays for Future y el triunfo de Biden

Bajo el lema Hacia la neutralidad climática, ministros y delegaciones de alto rango de más de 50 países están debatiendo la transición energética con representantes de las empresas, la ciencia y la sociedad civil. Por primera vez cuenta con la presencia de EEUU, representado por la Secretaria de Energía, Jennifer Granholm, y John Kerry, Comisionado internacional para el Clima.

Ursula von der Leyen inauguró ayer la conferencia de Berlín. La presidenta de la Comisión Europea ofreció un adelanto del paquete de legislación climática y energética que planea presentar en junio y que incluirá una reforma del Sistema de Comercio de Emisiones, extendiéndolo al sector marítimo.

La ceremonia de apertura fue un guiño a las movilizaciones protagonizadas por los movimientos Fridays for future antes del estallido de la epidemia de Covid. Tras el discurso de la presidenta de la Comisión, tomaron la palabra Vanessa Nakate, de Fridays for Future Uganda y Brianna Fruean, de Pacific Climate Warrior, Samoa/Nueva Zelanda.

Alemania en la BETD

Por parte del gobierno alemán un pletórico Heiko Maas, oficiando de anfitrión de la BETD, celebró que EEUU, está de vuelta a bordo, y proclamó que estamos condenados a triunfar; si queremos alcanzar el objetivo de la neutralidad climática, estamos condenados a lograrlo.

No dudó en hacer pública la apuesta de Alemania por el hidrógeno, asegurando que ofrece la mejor manera de salir del desastre climático global en el que nos metieron los combustibles fósiles

Si el petróleo fue el «oro negro», el hidrógeno es el oro invisible del futuro.

Heiko Maas, Ministro de Asuntos Exteriores de Alemania.

Recordó al público de la BETD que la transición energética no es una mera cuestión de renovables o puntos de recarga, sino que se trata de un cambio en el poder global y reestructuración de flujos comerciales. En este sentido anunció la inversión de más de dos mil millones de euros para estimular la formación de un mercado internacional de energía de hidrógeno. Una fuente que a diferencia de lo que ha ocurrido con el petróleo, por sus características generará espacios energéticos nuevos y más inclusivos en todo el mundo, porque se puede producir en casi cualquier lugar del planeta.

EE.UU. está de nuevo en la política climática. China, Corea del Sur y Japón también se han comprometido con la neutralidad climática. Tenemos que aprovechar este impulso. Con la transición energética y el fin de la era de los combustibles fósiles, el mundo cambiará drásticamente en las próximas décadas… Surgirán nuevas dinámicas que crearán tensión. Por eso necesitamos una política energética exterior con visión de futuro con la que podamos promover la cooperación y evitar conflictos.

Heiko Maas, Ministro de Asuntos Exteriores.

Por último detalló algunas de las estrategias que está llevando a cabo desde su ministerio, destacando la intención de ampliar el diálogo con productores de combustibles fósiles como Rusia o Arabia Saudita para alentarlos a adaptarse a los retos climáticos.

El acuerdo con Canadá

Durante la primera jornada de los Diálogos de transición energética de Berlín (BETD) se anunció el acuerdo entre Alemania y Canadá en materia energética. Los ejes centrales de la cooperación son la integración de las energías renovables, la seguridad del suministro, las innovaciones tecnológicas y la cooperación, especialmente en el terreno del hidrógeno.

Seamus O’Regan, Ministro de Medio Ambiente de Canadá afirmaba durante la presentación del memorandum para la BETD que los dos países parten de situaciones de dependencia de combustibles fósiles similares, ambos ansían dejar atrás su dependencia del carbón y aumentar la producción de hidrógeno para alcanzar los objetivos de 2050.

La nueva asociación energética promueve también los intercambios entre empresas de Canadá y Alemania, y subrayan la importancia de la participación del sector privado como motor de la transición energética.

Alemania tiene hambre de Hidrógeno verde

Alemania está intentando por todos los medios aumentar su capacidad de generación de hidrógeno verde. Al mismo tiempo ha iniciado una estrategia de compras a futuros, acordando sólo en las últimas semanas importaciones de hidrógeno de Rusia y Arabia Saudí a las que ahora se suman las expectativas de Canadá. El país del sirope de arce aspira a convertirse en uno de los tres mayores productores de hidrógeno del mundo para 2050 y exportar cantidades significativas.

La transición energética y la protección del clima, si las abordamos con inteligencia, no se interponen en el camino de la prosperidad ni de la competitividad de nuestras economías. Al contrario, tienen el potencial de ser un motor de innovación y crecimiento sostenible.

Peter Altmaier, Ministro Federal de Economía y Energía

Kerry: “el mayor mercado que los seres humanos han conocido hasta hoy”

Kerry en la BETD 2021 (Diálogos de transición energética de Berlín)

En su turno de intervención en la BETD, John Kerry destacó la dimensión económica de la transición energética, que configura el mayor mercado que los seres humanos han conocido hasta ahora, argumentando que el fortalecimiento de un mercado mundial de carbono sería un mecanismo útil para incentivar las inversiones y reducir las emisiones. En este sentido dijo haber convocado a la Casa Blanca a un grupo de expertos financieros para explorar y potencialmente crear nuevos instrumentos financieros que mitiguen el calentamiento global.

Además alentó a sus colegas a ir aún más rápido, multiplicar por seis la producción de energía renovable y desplegar vehículos eléctricos a un ritmo 22 veces mayor.