Claves del 15 de abril

BHP Group, gigante minero anglo-australiano financiado por fondos que alardean de su política ESG como BlackRock o el Fondo Soberano Noruego (Norges Bank), destruirá 40 sitios de valor histórico y espiritual para el pueblo aborigen australiano. El gobierno de Australia Occidental autoriza la explotación de hierro presentada en el proyecto South Flank que afecta a terrenos sagrados, a pesar de la oposición de las comunidades de la zona.

Informe WWF sobre deforestación. Según publica la ONG, las importaciones están en la base del aumento de destrucción de bosques a nivel global. En el ámbito de la Unión Europea, las importaciones de soja y aceite de palma serían los principales responsables de cerca del 31% del área talada en el caso de la soja y del 24% en el aceite de palma, cuyo cultivo o producción se centra principalmente en los bosques de América del Sur y del Sudeste Asiático. Le siguen carne de ternera, productos de madera, cacao y café. Entre los países de la UE, Alemania es responsable de la mayor parte de la deforestación a través de las importaciones. La UE causó indirectamente 116 millones de toneladas de emisiones de CO2 a través de la deforestación importada en 2017, según el informe de WWF. La ONG pide a la UE el desarrollo de normas vinculantes. El Parlamento Europeo urgió a la Comisión Europea en octubre de 2020 a presentar un marco legal para detener la deforestación global causada por la UE.

La paradoja de los pesticidas. Las empresas químicas exportan los productos fertlizantes y de control de plagas considerados tóxicos, y prohibidos en la UE. Expertos en derechos humanos de las Naciones Unidas han pedido el fin de este doble rasero. Francia fue el primer país del mundo en reaccionar y adoptó la correspondiente prohibición de exportación. A partir de enero de 2022, los pesticidas que no estén aprobados en la UE ya no podrán producirse en Francia ni exportarse a terceros países. Bayer, BASF y Syngenta, principales fabricantes europeos han presentado una demanada contra esta medida.

Movilidad eléctrica. El lento despliegue de redes de carga para vehículos eléctricos en la UE imposibilitará el cumplimiento de los objetivos. El Tribunal de Cuentas Europeo emite un informe crítico con los objetivos europeos para la transición al vehículo eléctrico. La Comisión se ha fijado el objetivo de tener 1 millón de puntos de recarga para 2025 y su objetivo es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte en un 90% con respecto a los niveles de 1990 para 2050. Si el ritmo sigue tal como hasta ahora, será imposible de alcanzar. El informe advierte que los conductores carecen de datos en tiempo real, como información sobre qué cargadores en su ruta están fuera de servicio o tienen elevados tiempos de espera.

Hidrógeno. Enagás se suma a la red europea de la iniciativa europea de gasoductos de hidrógeno que conectará 21 países europeos y en 2040 alcanzará los 39 mil kilómetros de largo. La iniciativa European Hydrogen Backbone propone que el 66% de la infraestructura sea una reutilización de las conducciones existentes de gas natural. Grupos ecologistas han advertidos sobre los riesgos asociados al hidrógeno. Transportar hidrógeno no es un reto tecnológico menor ni está resuelto definitivamente. No obstante el volumen de inversión estimado oscila entre los 43.000 y 81.000 millones de euros hasta 2040.