Cómo un bibliotecario del Senado cambió el futuro de la industria verde española

El Presidente Moon observa el mapa de Bourguignon d'Anville conservado en el Senado El Presidente Moon observa el mapa de Bourguignon d'Anville conservado en el Senado

Ni el gobierno ni las grandes empresas esperaban ninguna sorpresa del viaje del Presidente de Corea a España. Y sin embargo, tras esta visita las industrias renovables españolas ven abiertas las puertas de Asia y la fábrica de Gigabaterías, imprescindible para el desarrollo de la automoción eléctrica que ya muchos daban por perdida, pasa a estar mucho más cerca. Es el mayor éxito hasta la fecha de la diplomacia verde española y sin embargo, el mérito no ha sido de políticos ni representantes patronales, sino fundamentalmente de un bibliotecario erudito ajeno a las angustias de la industria.

Tabla de contenidos

El Presidente Moon y su comitiva dan un vuelco a las expectativas del sector renovable español

Imagen distribuida por la prensa coreana del foro empresarial Corea-España.
Imagen distribuida por la prensa coreana del foro empresarial Corea-España.

Nadie esperaba ningún gran negocio del Foro de empresarial Corea -España. Ministra de Industria, Garamendi, el embajador en Seul… y casi ningún empresario. Pero los representantes coreanos, incluido el director general de uno de los mayores conglomerados del país lanzaban una consigna inédita para la que ninguno de los españoles presentes estaba preparado: España puede expandir en Asia su negocio renovable de la mano de Corea.

Casi al mismo tiempo una noticia sorprendía en los titulares de la prensa coreana: España gana ventaja sobre Gran Bretaña para conseguir la planta de baterías de LGES...

El Gobierno español lleva desde 2019 batallando por conseguir que inversores coreanos abran una Gigafábrica de baterías en España. Hasta ahora… infructuosamente. De hecho no se esperaba ninguna noticia positiva e incluso fuentes de los sindicatos de automoción aseguraban hace unos días que daban la apuesta por cada vez más difícil.

¿Qué ha cambiado tan drásticamente la actitud del gobierno y los inversores coreanos durante el actual visita del Presidente Moon?

No han sido los agasajos habituales reservados a los jefes de estado extranjeros ni, desde luego, el pobre y desmadejado programa empresarial que ha tratado de acompañar al presidente en Madrid. Sino un desconocido bibliotecario del Senado cuyos comentarios produjeron euforia en el director general de LGES, Kim Jong-hyun, que acompaña al Presidente Moon en su tour europeo.

El mapa de la Corea Joseon y la biblioteca del Senado

El mapa de Bourguignon d'Anville conservado en el Senado
El mapa de Bourguignon d’Anville conservado en el Senado

El Korea Times lo describía así esta mañana en una noticia de portada.

Según la portavoz presidencial Park Kyung-mee, Moon visitó la biblioteca del Senado español después de pronunciar un discurso en la Cámara.

Los funcionarios de la biblioteca mostraron a Moon el mapa, titulado «Royaume de Coree» (Reino de Corea), que fue realizado por el geógrafo y cartógrafo francés Jean Baptiste Bourguignon d’Anville (1697-1782), en 1737, cuando el territorio era conocido como el Reino de Joseon (1392-1910).

El mapa forma parte de un atlas del Imperio Qing (actual China). Ahora es propiedad de la biblioteca del Senado en Madrid y es conocido como el mapa más antiguo de los existentes del Reino de Joseon realizado por un europeo.

En él se describen Dokdo y la cercana isla de Ulleung como territorios del Reino de Corea. Como utilizaba las pronunciaciones chinas de los caracteres chinos para los nombres de los lugares, un error relacionado con un carácter chino hizo que el nombre de Dokdo apareciera como «Tchian Chan Tao». Al parecer, el cartógrafo había confundido los caracteres chinos del nombre de Dokdo en ese momento, con los caracteres de Cheonsando.

Un funcionario de la biblioteca explicó el mapa a Moon y dijo que el mapa de la península de Corea en la década de 1730 puede ser un registro significativo para los coreanos de hoy, según Park.

Moon miró el mapa con atención, incluso se quitó las gafas. «El Presidente dijo que este mapa es un documento histórico muy valioso que demuestra que los islotes de Dokdo forman parte del territorio de Corea», dijo Park a los periodistas.

El Presidente expresó su gratitud a los funcionarios de la biblioteca por mostrarle el importante documento, informó Park.

¿Por qué es tan importante un mapa antiguo?

Noticias y destacados en cada uno de los principales medios coreanos saludaban hoy exultantes el hallazgo. La cuestión de la isla Dokdo es un tema central para la identidad nacional coreana y el descubrimiento del mapa por el Presidente en este preciso momento tiene un valor político, diplomático y electoral de primer orden.

Durante esta semana la tensión con Japón a cuenta de la soberanía de Dokdo fue en aumento cuando Japón se negó a retirar la isla del mapa oficial del recorrido de la llama olímpica por territorio japonés. El conflicto, que ya puso en jaque la reunión del G7 en Cornualles, reabre una antigua disputa sobre la historia de la isla en la que se chocan historiadores y políticos de ambos países sin que se alcance un consenso.

En este marco, un mapa trazado en el siglo XVIII por un cartógrafo neutral es un argumento contundente. Por eso hoy hicieron portada titulares como Moon declara que antiguo mapa en España muestra Dokdo como parte del territorio coreano. La imagen de Moon quitándose las gafas y descubriendo la inscripción en el mapa se ha descrito como el momento Código Da Vinci de Corea y pasará a los resúmenes del año.

Todavía no es seguro que la ansiada inversión en una fábrica de baterías se desplace de Gran Bretaña a España, pero las apuestas han cambiado de signo. Tampoco es claro que las empresas españolas de renovables sepan aprovechar la oportunidad coreana para penetrar en los mercados asiáticos, pero una puerta solo tímidamente imaginada antes, se ha abierto con decisión.

Y la clave está en un bibliotecario del Senado que hizo los deberes y convirtió una joya bibliográfica en un efectivo argumento de diplomacia verde.