Confidencial Fondos de Recuperación: Las energéticas velan armas

Discutiendo los fondos de recuperación Discutiendo los fondos de recuperación

Las grandes empresas han presentado ya sus proyectos para obtener Fondos de Recuperación. Sin embargo, la gestión se retrasa y todavía no se sabe siquiera la forma que tendrán los concursos públicos. El retraso puede afectar de lleno al calendario económico. Estamos a poco de que las inquietudes en el sector comiencen a golpear la puerta del cancerbero de la presidencia. Y mientras, entre Bruselas y Karlsruhe todo pende de un hilo.

Tabla de contenidos

No hay fondos de Recuperación para todos

Las empresas del sector de la energía han presentado proyectos al Gobierno por una cifra estimada de entre 60.000 y 80.000 millones de euros de acuerdo con fuentes del sector. Algunas de ellas han hecho públicos los datos de sus proyectos en su presentación de resultados durante la última semana de febrero. Fuentes próximas al Gobierno afirman que hay un total de 400 proyectos presentados.

De algunos de ellos se conocen sus posibles magnitudes. Iberdrola por ejemplo ha presentado 150 proyectos que suponen una inversión de 21.000 millones de euros. Mientras que la italiana Endesa propone hacer 110 proyectos con una inversión de 19.000 millones. Les sigue Naturgy, con su capital en disputa, con un centenar de propuestas por 13.000 millones de euros. Mientras tanto Enagás dice haber presentado 46 proyectos por importe de 5.000 millones.

En realidad, cada proyecto lo que representa es una Unión Temporal de Empresas (UTE) que moviliza a su turno la colaboración de una importante cantidad de otras sociedades. En nuestro caso son del orden de las 350, señala una fuente próxima a Iberdrola. Es decir que la avalancha de proyectos tiene un capacidad de multiplicación considerable de cara a la movilización de trabajo en el sector con fuerte repercusión sobre el tejido de pequeñas y medianas empresas colaboradoras y proveedores de tecnología.

Las empresas del sector han ido anunciando en muchos casos los proyectos que esperan recibir las ayudas atadas a la financiación de Next Generation EU, el fondo de recuperación transitorio, sin especificarlo. Es el caso de Repsol, Cepsa y REE. La cifra combinada de los proyectos lo que sugiere es que el sector de la energía pretende disputar más del 50% de los recursos totales que la Comisión Europea (CE) ha asignado a España que ascienden a 140.000 millones de euros, de los cuales la mitad es en forma de ayudas y el resto en créditos. Hay que tener en cuenta de todas formas que hay más partidas como los fondos Feder, React EU y otros…

Es altamente improbable que se pueda financiar el conjunto de los proyectos presentados con fondos de recuperación, afirma una fuente próxima a Moncloa. La cuestión que está planteada es la selección de los proyectos para determinar cuáles serán los que reciban las ayudas.

La presentación de los proyectos para los fondos de recuperación no es el resultado de una acción espontánea, afirma una fuente del sector de la energía; hemos sido convocados a varias reuniones con el Mnisterio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, dos tuvieron naturaleza de cumbres, porque reunieron a los ejecutivos más destacados de cada empresa con la Ministra Teresa Ribera en la primera y con la Secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen en la segunda.

Retrasos en la gestión

Los ministerios involucrados han formado la Comisión para la Recuperación, Transformación y Resiliencia, que tras una reunión a mediados de febrero aprobó la composición de su comité técnico compuesto por 20 funcionarios de la administración pública con formación técnica, que son los encargados de dar apoyo a la Comisión.

Estos son los sherpas que deben estudiar los proyectos presentados a los fondos de recuperación y sus informes. La Comisión tendrá que diseñar los manuales de procedimiento, los modelos de la convocatoria de licitaciones, y las bases para las convocatorias. Este es un tema que tiene particularmente susceptibles a las empresas que han presentado los proyectos.

Es cierto que nos hemos dado prisa por presentar los proyectos para los fondos de recuperación, pero fue a instancias del propio gobierno que lo hicimos y no porque se nos ocurriera a nosotros. Pero de entonces ahora no hemos vuelto a saber nada porque la cuestión ahora es que la administración tiene que definir la metodología que se va a aplicar para la selección de los proyectos. La forma que tendrán los concursos públicos para la adjudicación de las partidas, si se hará por licitación, si habrá algunos capítulos que serán de adjudicación directa… todo eso está en el aire de momento.

Una fuente diplomática en Bruselas mientras tanto señala la imposibilidad de prever los tiempos en la gestión de los recursos a la vista de las decisiones que adopta la justicia alemana en torno al bloqueo de los fondos de recuperación.

El Gobierno ya ha presupuestado para 2021 el adelanto de 27.000 millones de euros de las partidas previstas por Bruselas que irían a la financiación de proyectos según algunas de las fuentes consultadas. Esto sin embargo es harto improbable si tenemos en cuenta el volumen del gasto que el Gobierno tiene por delante para sufragar instrumentos de política económica como los ERTE con la perspectiva de una nueva temporada de verano fracasada, de acuerdo con el economista jefe de uno de los grandes bancos españoles.

Las llaves del Olimpo

Iván redondo, cancerbero de los fondos de recuperación
Iván Redondo

El retraso en la aprobación de los proyectos, en la convocatoria de las licitaciones para la adjudicación de los fondos de recuperación, teniendo en cuenta que los proyectos deberán ser remitidos a Bruselas para que los equipos técnicos de la CE los estudien allí, puede afectar de lleno al calendario económico. Las expectativas de Economía, según ha declarado la ministra Nadia Calviño, son que el despliegue de los proyectos lanzados bajo el paraguas del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia añadan este año un 2,1% al Producto Interior Bruto (PIB).

Con la pandemia como eje sobre el cual se vertebra la crisis, la lentitud en el desarrollo de la vacunación masiva en Europa y en particular en España, hacen temer a los analistas consultados que las esperanzas de Calviño queden en agua de borrajas. No habrá temporada turística y estamos al borde de la cuarta ola de covid-19.

No es ningún secreto para los primeros ejecutivos de las energéticas que el jefe de gabinete de la presidencia del Gobierno, Iván Redondo, es el punto de filtración para que las dudas, aspiraciones, necesidades, y por qué no, también las perplejidades de las grandes empresas españolas, lleguen a oídos del presidente Pedro Sánchez sin tener que pasar por filtros ministeriales. Estamos a poco de que las inquietudes en el sector sobre los fondos de recuperación comiencen a golpear la puerta del cancerbero de la Presidencia.

Quién si ha merodeado los salones que guardan las llaves del Olimpo ha sido Naturgy, aunque no por sus proyectos ni por nada relacionado con los fondos de recuperación.

La empresa ha deshojado la margarita de forma reiterada hasta que aclaró vía corporación Criteria su programa de futuro. Y este se ha concebido en la modalidad de alianza con los fondos de inversión en infraestructuras que están en el capital de la empresa gasista con la inclusión de una oferta pública de adquisición lanzada por el australiano IFM.

Esto ha decantado al Ministerio de Teresa Ribera para que tome cartas en el asunto favoreciendo la entrada del fondo australiano lo que ha despejado la incógnita sobre la posibilidad de que haya un veto del gobierno por consideraciones estratégicas referidas a la españolidad de la empresa. Pero a Naturgy le queda en este espinoso camino todavía alguna que otra sorpresa para malestar de sus socios. Es sólo cuestión de tiempo.

Todo pende de un hilo

Karlsruhe. El Tribunal Constitucional Federal Alemán bloqueo los fondos de recuperación.
Edificio del Tribunal Constitucional federal en Karlsruhe. El TC alemán mantiene bloquedos los fondos de recuperación.

La verdad es que en las presentes condiciones todo parece pender de un hilo, y por cierto delgado, señala una fuente del sector industrial quien apunta algunos hechos: Karlsruhe ha bloqueado de momento los fondos de recuperación de toda Europa, esto supone un retraso imprevisible.

Por otro lado el libro de la taxonomía de las inversiones verdes está sin cerrar. El problema del gas y su presencia dentro del proyecto europeo sigue siendo objeto de controversia. Igual problema existe con los combustibles de transición y eso puede repercutir en los planes de las petroleras. El gobierno parece empantanado en el proceso de adjudicación de recursos y no ha operado aún por un sistema de adjudicaciones y las condiciones de las convocatorias. Por último, el empresariado teme la posibilidad de que se desate un proceso de inestabilidad política en el seno de la coalición de Gobierno.

Una crisis ahora sería la peor de las noticias apuntan las fuentes y señalan que eso representaría un retraso en todos los frentes que el país no está en condiciones de asumir. Pero ya se sabe, esas circunstancias no atienden al razonamiento sino a la dinámica propia de los procesos políticos.