Confidenciales: fin de los vuelos baratos en Europa y caídas en la producción nuclear en España

Fin de los vuelos baratos

Bruselas prepara una tasa al combustible de aviación y el de marina mercante. En España la remodelación de Gobierno muestra como «intocables» a Calviño y Ribera; y los parones en la producción nuclear alertan al CSN y aumentan los costes para los consumidores (y los márgenes de las eléctricas).

Tabla de contenidos

Bruselas acaba con vuelos y fletes baratos

La Comisión Europea ha decidido incluir una tasa a los combustibles de aviación en el paquete que anunciará el 14 de julio con el fin de hacer viable su objetivo de reducir las emisiones de CO2 en un 55% respecto de los niveles de 2019 en el 2030.

De acuerdo con fuentes que han visto el borrador de documento de la Comisión el keroseno, el fuel y otros combustibles fósiles quedarán por primera vez sujetos a recargos para penalizar su uso en el sector de la navegación aérea durante 10 años. Por el contrario el uso de combustibles sin emisiones ya sean sintéticos, el hidrógeno verde, o combustibles sostenibles para la aviación, quedarán exentos de recargos durante la década posterior a la aprobación de las nuevas normas.

Otras medidas como la adopción de niveles de emisiones más exigentes para la industria del automóvil y la aplicación de derechos de emisión al pie de la bomba de gasolineras, ya eran conocidas, señalan las fuentes.

«La introducción de una tasa a los combustibles más contaminantes va a suscitar divisiones entre los estados miembros, entre otras cosas porque va a encarecer los combustibles fósiles de los cuales no puede prescindir una amplia mayoría de la población de la Unión Europea. La adopción de nuevas reglas fiscales requiere unanimidad en el Consejo Europeo, y eso será difícil de lograr», señala una fuente de una ONG que tiene oficinas en Bruselas y está activa en los cabildeos que rodean a este proceso.

Transport & Environment, otra ONG dedicada a la cuestión de la movilidad sostenible, mantiene una campaña en contra de los biocombustibles que están primados en la UE. Sobre este punto en particular no ha trascendido que la CE haya propuesto la eliminación de los beneficios que tienen estos combustibles que constituyen un aliciente para la deforestación en economías emergentes y en Europa.

La tasa se extenderá a los combustibles para la navegación marítima, lo que va a ocasionar la protesta de algunos países como el caso de Grecia, cuyas navieras son propietarias de la mayor flota mundial. La modificación de la directiva de fiscalidad de los combustibles requiere unanimidad de los 27 países miembro. Pero la paradoja es que la actual directiva en vigor desde el 2006 mantiene exentos de penalización a combustibles muy contaminantes como el keroseno y los combustibles marinos.

El fin de semana durante la reunión del G20 el Comisario de Economía Paolo Gentiloni hizo una mención pública a la necesidad de la reforma de la directiva. El nuevo proyecto propone una tasa mínima al keroseno utilizado en los vuelos intracomunitarios de pasajeros. Los vuelos destinados exclusivamente al transporte de carga quedarían exentos y los vuelos no comerciales tendrían recargos mínimos.

Remodelación de Gobierno

«La preservación de los ministros clave a la obtención de los recursos de Bruselas es una señal de la dependencia absoluta del Gobierno respecto de cualquier plan de recuperación económica en la medida que ese objetivo se basa programáticamente en exclusiva en los recursos comprometidos por Bruselas», señala una fuente vinculada a uno de los lobbies empresariales españoles.

La hipótesis es que los intocables son todos aquellos que negocian reformas estructurales: pensiones y laboral, y el vínculo dorado con Bruselas, y en especial Nadia Calviño, la ahora vicepresidenta primera del Gobierno.

En la medida que el ajuste fino del fin de semana ha sorteado lo que no podía tocar, los ministros de la minoría en la coalición, la lectura de nuestras fuentes es que eliminado el escollo irritante por su incontinencia oral, pero inconducente, la minoría de gobierno hace menos ruido… lo que sirve a los fines de la presidencia del gobierno. La pregunta es si no se echará de menos el ruido si hay un otoño caliente, porque sirve para distraer a las fuerzas movilizadas, afirma la fuente.

En cualquier caso la observación es precisa en algunos aspectos: las reformas estructurales, incluso las que se hilvanan por etapas, de acuerdo con los criterios de convergencia con Bruselas como es el caso de las pensiones, o la reforma laboral que está en la misma línea, caen dentro de los compromisos tomados por Nadia Calviño en el Ecofin en representación de España. No llamarse a engaño. La CEOE lo tiene claro.

Caída en la generación nuclear

Central nuclear de Ascó

Según datos obtenidos por la cadena de radio SER las centrales nucleares han aumentado mucho sus bajadas de carga desde el año pasado. De acuerdo con la radio el CSN las analizará desde el punto de vista de la seguridad, que es su competencia, por si ve necesario regularlas.

Desde la perspectiva de los usuarios, esta práctica de las empresas tiene implicaciones económicas, porque retira energía barata del mercado y puede hacer que el precio resultante en la subasta diaria sea más alta por dejar más espacio a la oferta más cara en el mercado denominado marginalista. Las bajadas de carga implican una reducción de la producción, y en los últimos años se han registrado, durante uno o más días en cada caso, descensos de un 30%, un 35% y hasta un 43% en alguna central.

Estas bajadas no son atribuibles a problemas técnicos, sino a la decisión de los propietarios de las centrales. Según datos del CSN a los que ha tenido acceso la Cadena Ser, en 2018 se sumaron apenas 230 horas de descenso de la actividad en el parque nuclear español por esta causa. En 2019 fueron 350. Pero en 2020 se dispararon hasta 2650. Y este año, sólo en enero y febrero, sumaron ya casi 800. «Las bajadas de carga se registraron en el 2020 de forma acusada», señala una fuente del sector eléctrico.

Este año el periodista Santiago Carcar firmó un artículo en La Información en el que se afirma que: «Endesa bajó en febrero la potencia de las tres centrales que controla con mayoría – Ascó I (100%), Ascó II (85%) y Vandellós II (78%)- coincidiendo con la campaña de presión que encabeza la eléctrica para que el Gobierno revise la fiscalidad del negocio. Los datos del gestor del sistema eléctrico REE y del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) muestran que las bajadas de producción se registraron a principios (9-10) y finales de mes (20-22). El frenazo fue simultáneo a las demandas de la empresa y de la asociación Foro Nuclear para que el Gobierno revise la fiscalidad de las instalaciones».

Pero las bajadas siguen

Energía nuclear en Europa y pacto verde

La guerra se inició en el 2020 a causa de la imposición de un nuevo impuesto a la generación nuclear la comunidad autónoma de Cataluña del 12% y a una tasa mayor del gobierno central. Pero los bajos precios de mercado por la caída de la demanda de la pandemia, y la existencia de la carga fiscal, llevaron a pérdidas al parque nuclear el año pasado.

En la base de esa situación estaba el bajo precio del megawatio. Este año las cosas han cambiado. El precio del megawatio se ha cuadruplicado respecto de los momento más bajos del 2020 y ha registrado en el mercado diario picos cercanos a los 100€ el megawatio. El gobierno y las eléctricas argumentan que la incidencia del precio de los derechos de emisión, que se ha disparado de forma espectacular, están en la base de estos precios.

«De acuerdo con los datos de Red Eléctrica (REE) la participación de la energía nuclear, una de las más baratas del mercado eléctrico, desciende desde enero de este año. Es significativo el descenso en junio que se ha solapado con un alza desproporcionada de los precios», señala una fuente del sector.

«Nadie en el gobierno se va a atrever a iniciar una investigación sobre la formación de los precios en el mercado eléctrico en los últimos tres meses. Entre otras cosas porque el anteproyecto de ley que reduce los ingresos por los beneficios extraordinarios que generan las infraestructuras de generación anteriores al 11 de marzo de 2005 ha pasado la fase de consulta y toca ahora remitirla a las Cortes. El asunto va a levantar todavía muchos roces con el sector eléctrico si se tiene en cuenta que las compañías quieren medidas de acompañamiento benignas para la desactivación de las infraestructuras nucleares», señala una fuente al tanto de las tensiones con el sector eléctrico de la ministra Teresa Ribera.

Finalmente, las medias mensuales de carga tampoco son indicativas. Es la oferta diaria, y cómo esta se hace frente a otras formas de producción más caras, lo que cuenta. Y esa investigación sólo la puede hacer la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, y no da la impresión de que su presidenta, Cani Fernández, esté por la labor. Ni haya recibido sugerencias de hacerlo. Así que lo del CSN no pasa de ser una pluma al viento…