Financiación colectiva de proyectos renovables: de los grandes fondos al pequeño inversor

Financiación colectiva de proyectos renovables

La financiación colectiva de proyectos renovables hace posible colocar los ahorros con rentabilidades de un 3,5% de interés anual y con participaciones desde 500€.

En este artículo:

Financiación colectiva de proyectos renovables… en comunidades energéticas locales

El auge de proyectos de energías renovables en España ha disparado el interés de los inversores de toda Europa. Las energías renovables se han convertido en uno de los destinos favoritos de los fondos de inversión porque el marco institucional favorable en el que se mueven actualmente asegura una rentabilidad a la explotación de las instalaciones. Esto ha determinado que su rentabilidad sea atractiva en un escenario de tipos de interés muy bajos, riesgos controlados e impactos positivos en términos sociales y medioambientales.

La financiación colectiva de proyectos renovables abre ese escenario al pequeño inversor con aportes modestos y rentabilidades altas para el mercado de hoy.

El primer ejemplo de financiación colectiva de proyectos renovables en España nos llega a través de Sapiens Energía, una cooperativa especializada en la promoción, desarrollo y gestión de Comunidades Energéticas Locales.

Sapiens financiará una parte del coste de las instalaciones fotovoltaicas que producen la energía solar de las comunidades energéticas que promueve en la Comunitat Valenciana a través de la fórmula de préstamos colectivos.

Crédito colectivo con participaciones desde 500€

El proyecto de financiación inicial se había diseñado sobre la base de una plataforma digital de crowdlending. Finalmente se desechó por una fórmula contractual que brinda mayor seguridad jurídica, aunque una fuente de la empresa señala que no descartan en el futuro la posibilidad de utilizar una plataforma digital.

Los inversores interesados pueden participar con aportaciones desde 500 euros -con un máximo de 10.000 euros-, con una rentabilidad anual garantizada del 3,5% y un plazo de vencimiento de cuatro años para la devolución del principal. Un modelo financiero que equivale a una inversión de renta fija con escaso riesgo.

El inversor obtiene un retorno superior al que ofrecen, en estos momentos, los productos bancarios tradicionales y se mantiene al margen de la inestabilidad en los mercados financieros y de valores, asumiendo un nivel de riesgo reducido.

Sapiens Energía

Este tipo de iniciativas, al tiempo que contribuyen a generar impactos sociales positivos en el entorno, suman a la lucha contra el cambio climático y la protección del medio ambiente. Todo ello, con la transparencia que aporta la gestión de los proyectos bajo la fórmula de entidad cooperativa bajo el principio de un socio, un voto.

La oferta de destinos de inversión

Actualmente es posible invertir en cuatro instalaciones de producción de energía solar de Comunidades Energéticas Locales: una en Llíria, otra en Fontanars dels Alforins y dos en Albalat dels Sorells. A éstas se irán sumando otras, en las próximas semanas. Los inversores pueden elegir en cuál de los proyectos desean participar.

Todos las instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo colectivo están cofinanciadas por la Conselleria de Economía de la Generalitat Valenciana, a través de la línea de ayudas a comunidades energéticas locales articulada por el IVACE (Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial), y sujetas, por lo tanto, a todas las exigencias que conlleva ser receptoras de ayudas públicas. El IVACE aporta entre el 40% y el 60%% de los recursos necesarios a fondo perdido, de acuerdo con una portavoz de la empresa.

Fontanars cuenta actualmente con financiación para el 60% del proyecto que está en construcción cuyo importe total es de 65.000 euros; Albalat II también en construcción ya tiene financiación por el 80% del total que es de 58.000 euros; Llirira 1 requiere 50.000 está en fase de construcción y tiene cubierto el 40% del total, mientras que Albalat 1 que está construida tiene financiado el 68% de los 80.000 euros de coste.

Se trata de abrir otra posibilidad de participación en el desarrollo de comunidades energéticas locales, accesible tanto a socios de las mismas como a personas que no viven en el municipio donde su ubican o que están fuera del área de cobertura de las instalaciones comunitarias de producción de energía solar (la ley limita a un radio de 500 metros el alcance del suministro de la energía producida), pero quieren implicarse en estos proyectos.


Juan Sacri, presidente de Sapiens Energía