La gran barrera de coral australiana y la geopolítica

Gran barrera de coral australiana Gran barrera de coral australiana
Gran Barrera de Coral australiana
Gran Barrera de Coral australiana

Australia ha reaccionado con virulencia a la propuesta de la UNESCO para que se incluyera a la Gran Barrera de Coral en la lista del Patrimonio Mundial en Peligro. Esa inclusión se haría durante la 44º sesión extendida del Comité del Patrimonio mundial que se realizará en China y estará presidida desde Fuzhou por Tian Xuejun, Vice Ministro de Educación y presidente de la Comisión Nacional de la República Popular China para la UNESCO. La propuesta en realidad la ha hecho la UICN, el órgano consultivo oficial sobre Naturaleza del Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

El UICN recomienda la inscripción de cuatro sitios naturales en la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro: la Gran Barrera de Coral en Australia, el Complejo W-Arly-Pendjari en Benin, Burkina Faso y Níger, el Patrimonio natural y cultural de la región de Ohrid en Albania y Macedonia del Norte, y los Volcanes de Kamchatka en Rusia. La UICN también recomienda excluir la Reserva de Caza Selous en Tanzania de la Lista del Patrimonio Mundial, debido al daño irreversible causado por la construcción del proyecto hidroeléctrico Julius Nyerere.

Tabla de contenidos

Cautelas de UNESCO

Ejemplo del blanqueamiento que se extiende por la gran barrera de coral australiana
Ejemplo del blanqueamiento que se extiende por la gran barrera de coral australiana

El informe sobre el que se basa la recomendación establece que debido al calentamiento global y al incremento de la temperatura de los mares la Gran Barrera de Coral australiana, ubicada en el noreste de la costa del país y con una extensión de 2.600 kilómetros y no menos de 400 tipos de coral, 1.500 especies de peces y 4.000 variedades de moluscos.

Es tan grande que es posible verlo desde el espacio, pero ha sufrido episodios de blanqueamiento que indican su deterioro. La inclusión de la Gran Barrera de coral australiana en la lista de Patrimonio Mundial en Peligro no es una sanción. Los analistas y muchos países lo ven como una manera de que la comunidad internacional tome consciencia de la situación de este patrimonio y de contribuir a la protección del mismo. Mientras tanto el documento de la UICN es no sólo neutral sino cauteloso.

Recomienda el estado de peligro para la Gran Barrera de coral australiana «debido a la velocidad y escala sin precedentes del declive de su fauna marina y sus ecosistemas. A pesar de los grandes esfuerzos e inversiones por parte de Australia para implementar su plan ‘Reef 2050’, los impactos del cambio climático, incluida una secuencia de episodios de blanqueamiento de corales en 2016, 2017 y 2020, han causado daños significativos. Además, los efectos acumulativos de múltiples amenazas, como la mala calidad del agua, están reduciendo la resistencia del arrecife frente a las presiones cada vez mayores. La UICN recomienda esfuerzos urgentes y redoblados tanto a nivel mundial como local para salvaguardar la Gran Barrera de Coral australiana».

Severo conflicto China-Australia

Murciélagos en un «mercado húmedo» en China
Murciélagos en un «mercado húmedo» en China

Canberra mantiene un curso de colisión con China desde diciembre de 2019 cuando estalló la pandemia de COVID-19, al culpar a Pekín por la aparición del brote del virus cuya sintomatología dio lugar a la denominada Neumonía de Wuhan que la Organización Mundial de la Salud suavizó con el calificativo de covid-19 para esta enfermedad viral que afecta a los pulmones.

Sin embargo, China notificó la aparición del brote y la comunidad científica internacional excluye que el desarrollo del virus que provoca la enfermedad haya sido una fuga de laboratorio. Los virólogos señalan en realidad su origen en la fauna salvaje.

La flota de guerra australiana ha conducido diversos ejercicios en aguas que China considera propias
La flota de guerra australiana ha conducido diversos ejercicios en aguas que China considera propias

El paso de los animales a las personas se habría producido como una consecuencia indirecta de la presión de las políticas estatales chinas sobre el campesinado. Los burócratas locales, en un intento de aliviar su situación de miseria, les animaron durante años a capturar y comercializar fauna salvaje en los llamados mercados húmedos. Fue en uno de estos mercados de animales salvajes donde apareció la enfermedad en humanos por primera vez.

El trasfondo del enfrentamiento entre Canberra y Pekín es una guerra comercial soterrada y las alianzas geopolíticas que se desprenden de ella. Australia es una aliada en el sudeste asiático de la política de Estados Unidos en esa región y un punto de apoyo de Washington en sus enfrentamientos con el régimen capitalista de Pekín.

Por su parte Washington ejerce toda la presión posible sobre Pekín para lograr una liberalización del mercado interior de ese país que permita una expansión de los capitales estadounidenses dentro de ese gigantesco filón económico. Este enfrentamiento no es sin sufrimiento, ya que Australia ha suspendido sus exportaciones de mineral de hierro, carbón y vino a China, el mayor cliente del país en el pasado reciente en los tres rubros. En contrapartida Canberra ha suspendido la adquisición de equipos de infraestructura de red a China.

Ausencia de objetivos medioambientales en Australia

Australia es el tercer mayor exportador mundial de emisiones, solo por detrás de Rusia y Arabia Saudí.
Australia es el tercer mayor exportador mundial de emisiones, solo por detrás de Rusia y Arabia Saudí.

Australia no se ha caracterizado por una política de defensa del medio ambiente. Entre otras cosas porque su balanza comercial depende de la actividad extractiva de los capitales que se han establecido en el país.

Complejos de extracción y licuefacción de gas natural como el Proyecto Gorgona. Se trata de «uno de los proyectos de gas más grandes del mundo. Con una producción diaria total de 2.100 millones de piés cúbicos de gas natural y 15.000 barriles de condensado en 2020, el Proyecto Gorgona continuará siendo un importante pilar de la economía de Australia en las décadas venideras» señala su propietario, la petrolera Chevron.

Chevron añade que «liberar esta energía pone a Australia en una primera posición para afrontar la demanda futura y suministrar un combustible que se quema de forma limpìa en casa y en el extranjero». El país es además un relevante productor de minerales como el hierro y la bauxita. Su economía se basa en la actividad extractiva.

Hasta ahora Australia no ha establecido un objetivo de neutralidad de carbono para 2050.

Oportunamente el primer ministro, Scott Morrison, dijo que el país esperaba alcanzarlo «lo antes posible», sin poner en peligro los empleos y las empresas, pero sin determinar cuándo sería eso. Es decir no hay un objetivo, una meta. Según Richard Leck, director de océanos de WWF, la recomendación de la UNESCO muestra de forma «clara e inequívoca que el Gobierno australiano no está haciendo lo suficiente para proteger nuestro mayor activo natural, especialmente contra el cambio climático».

Temor al daño reputacional y pérdida de atractivo turístico de la Gran Barrera de Coral

Turismo en la gran barrera de coral australiana
Turismo en la gran barrera de coral australiana

Canberra ha presionado durante varios años a la Unesco para mantener a la Gran Barrera de Coral fuera de la lista de ecosistemas en peligro de extinción, en la medida que eso podría llevar a su arrecife de coral a perder el estatuto de Patrimonio de la Humanidad, y de paso su atractivo turístico. Es por ello que la ministra de Medio Ambiente australiana Susan Ley dijo que la Gran Barrera de Coral está muy bien administrada.

Australia defiende sus esfuerzos para proteger el ecosistema de la gran barrera de coral y ha asegurado haber gastado más de 395 millones de dólares australianos para su salvaguardia. «Esta decisión fue defectuosa. Claramente, hubo política detrás de ella», dijo Ley sugiriendo una manipulación de China y agregó que Australia había transmitido sus preocupaciones a la Directora General de la Unesco, Audrey Azoulay.

Bajo las aguas cristalinas de la costa noreste la Gran Barrera de Coral alberga una comunidad submarina que constituye uno de los ecosistemas más ricos del globo, por eso muchos biólogos marinos afirman que es el organismo viviente más extenso del mundo. El lugar, que es el sueño de buceadores y amantes de la naturaleza, está desapareciendo lentamente a raíz del calentamiento global que eleva la temperatura del agua de los océanos.

Según diversos estudios científicos, cerca del 50% de la Gran Barrera de Coral ha desaparecido en los últimos 30 años. La extinción de miles de corales se ha acelerado por el blanqueamiento masivo de esta especie y esto sucede cuando la temperatura del agua sobrepasa los 30 grados centígrados.

Acanthaser púrpura
Acanthaser púrpura en la gran barrera de coral

Como consecuencia de esta elevación de la temperatura, los corales pierden su elasticidad y sus llamativos colores se van desvaneciendo para quedar completamente blancos. El blanqueo es un fenómeno de debilitamiento que produce decoloración. Cuando la temperatura del agua aumenta, las algas simbióticas que dan color al coral son expulsadas del medio ambiente que habían elegido como fuente de su nutrición.

El ecosistema privilegiado de la gran barrera de coral se ha visto además castigado por los ciclones y es víctima de la escorrentía agrícola que vierte sobre el océano y del acanthaster púrpura, una estrella de mar que devora los corales. Una verdadera catástrofe que afecta a un ecosistema que la humanidad debería esforzarse por preservar, y que choca con la explotación desmesurada de los inmensos recursos naturales del país.

Furia australiana

Scott Morrison
Protestas contra la política medioambiental del gobierno de Scott Morrison

El Gobierno de Canberra ha enfurecido esta semana a los grupos defensores del medio ambiente. El pasado lunes denegó la autorización para establecer en un desierto del país un gran complejo valorado en 50.000 millones de dólares para la producción de hidrógeno verde.

El Gobierno alegó que el complejo ponía en riesgo una zona de humedales que es una estación de paso para aves migratorias. El año pasado autorizó de forma acelerada el proceso de autorización de este Hub Asiático de Energía Renovable sobre una superficie de 6.500 kilómetros cuadrados en una remota región del país, lo que ha llevado a los grupos ecologistas a calificar la negativa de viraje inexplicable.

Las empresas involucradas en el desarrollo del Hub Asiático, entre ellas Vestas, Intercontinental Energy, Macquarie Group, y CWP Renewables, dijeron que revisarán su proyecto. Pero la decisión provocó la ira de las asociaciones ecologistas que acusan al gobierno de bloquear el desarrollo de proyectos de energías renovables que sirvan al fin de eliminar emisiones de gases de invernadero en 2050.

Estados Unidos y el Reino Unido han presionado al primer ministro Scott Morrison en la reciente reunión del G7 en Cornuailles para que el país fije un objetivo de reducción de emisiones antes de la Conferencia del Clima de la ONU en Glasgow en noviembre, pero el tema es irritante en Canberra. Las fricciones ocasionadas por el cambio climático ha derribado varios primeros ministros en los últimos 15 años y ha diluido los esfuerzos por adoptar objetivos alineados con una reducción de emisiones.

La Gran Barrera de coral está sujeta a esta guerra interna, además de verse involucrada en las cuestiones geoestratégicas en las que se embarca el gobierno de coalición Liberal-Nacional que rige los destinos del país.