Hoy subasta

Central fotovoltaica en Cariñena. Foto de Diego Delso. CC-BY-SA 4.0

Hoy tendrá lugar la primera subasta de renovables. Las centrales hidroeléctricas, eólicas y solares ganadoras reducirán su exposición al mercado en un 95% durante 12 años. Los biocombustibles un 75% durante 15. Se esperan descuentos muy significativos e inevitablemente surge la comparación con los Acuerdos de Compraventa a Largo Plazo (PPA por sus siglas en inglés) que están canalizando buena parte de las inversiones de las grandes compañías.

Saldrán 3.000 MW a subasta y las reglas de la puja aseguran que eólica y fotovoltaica obtengan al menos un tercio cada una.

Todos los medios generalistas han comentado el disgusto de las eléctricas ante la perspectiva de que nuevos concurrentes como Forestalia o Capital Energy hagan ofertas muy bajas. Los precios que se están barajando como resultado probable rondan los 25€/MWh. Un descuento más que notable si comparamos con la previsión de precios a largo plazo, que se mueve alrededor de los 45€/MWh.

No es ningún secreto que las grandes compañías no están satisfechas con la rentabilidad esperada que implican estos precios. Con ellos los analistas están calculando un 3% de ganancia media sobre la inversión en los proyectos que ganen la subasta.

¿Por qué se comparan las subastas a las PPAs?

Tanto las empresas productoras clásicas como las nuevas compiten por ganar grandes clientes a largo plazo combinando generalmente en sus ofertas un precio garantizado y una parte complementaria a precio de mercado (merchant price).

Se calcula que este tipo de acuerdos a largo plazo deja una rentabilidad global de entre 5 y el 8% a los productores, una rentabilidad que está siendo un incentivo fundamental para impulsar nuevas infraestructuras de producción renovable. Sin ir más lejos, el PPA firmado la semana pasada entre Iberdrola y Danone, permitirá crear la mayor planta fotovoltaica de Europa (590MW). El suministro provisto alcanzará los 73 GW/h al año. Además Danone completará su consumo con otro contrato anual de energía verde con Iberdrola que cubre hasta los 104 GWh/año.

La pregunta no es ya si los precios que se alcancen en la subasta de hoy generarán incentivos similares, sino si serán suficientes para sostener el acelerado crecimiento de las inversiones verdes.