La geopolítica del Hidrógeno

Si las renovables y el Hidrógeno son tan bien acogidos es, al menos en parte, porque su despliegue promete reducir las tensiones bélicas. Millones de europeos meridionales asocian el fin de la geopolítica del petróleo a una reducción de las tensiones en el Mediterráneo Oriental, el Norte de África y Oriente Medio. En los países del Centro y el Este se aspira a una nueva relación energética con Rusia que pasaría de la dependencia al desarrollo industrial compartido. Pero la transición geopolítica apunta pronto que será más correosa que la energética. En el centro, de nuevo las relaciones ruso-alemanas, el Hidrógeno... y los plazos. La primera lección: cuánto más verde del Hidrógeno menos conflictos a la vista a largo. La segunda: cuanto más rápida la transición del Hidrógeno gris o azul al verde, menos opciones a corto para la estructura productiva de los vecinos de la UE y más tensiones en lo inmediato.