Litio: las inversiones chinas se mueven de Australia a Chile

La empresa china Tianqui Lithium (TL), cabeza de puente de los intereses chinos en el sector de la minería y el procesamiento de litio destinado a la fabricación de baterías ion-litio, tomó en diciembre una difícil decisión. Pactó vender el 25% de la principal mina de litio a cielo abierto del mundo, Greenbushes, que está en Australia y de la que tenía el 51%, a una minera local, IGO, en 1.400 millones de dólares.

IGO es la mayor productora independiente de níquel de Australia, y explota también sus minas cobalto y cobre, metales que están directamente vinculados al desarrollo de baterías y otras tecnologías de uso en la movilidad sostenible y terminales telefónicos. Con la misma operación IGO se convierte además en socio al 49% de la planta australiana de procesamiento de hidróxido de litio de Kwinana a través de su entrada en el vehículo inversor de Tianqui en Australia, Lithium Holdco.

Que Tianqui Lithium intentara evitar hasta el último momento deshacerse de su posición en Greenbushes es de pura lógica en la medida que la empresa es el primer productor mundial a bajos precios de espodumato, una sal muy rica en litio, con una capacidad anual de 1,2 millones de toneladas.

Una difícil elección: el comprador

La minera australiana Greenbushes y la planta de procesamiento tienen a la estadounidense Albemarle Corp. como socio. Albemarle tenía una opción preferente para adquirir la participación de Tianqi Lithium, pero no en el caso de que la venta se hiciera a través de un vehículo inversor, que es lo que ha hecho ahora la minera china al ceder la participación a IGO a través de un vehículo societario que opera de pantalla para los intereses chinos. El rodeo porque la tensión entre China y EEUU, que ha alcanzado este año niveles prebélicos, hacía recomendable buscar un tercero.

IGO anunció que va a financiar su adquisición con hasta 1.100 millones de dólares australianos y su propia caja, mediante operaciones que incluyen un incremento de capital. La inversión está sujeta a autorización administrativa por el Consejo Supervisor de Inversiones Extranjeras de Australia.

Los analistas señalan que en la medida que la venta es a una empresa australiana y que la operación implica una reducción del control chino, esperan que la operación reciba la aprobación administrativa. Y es que las relaciones entre Australia y China tampoco son buenas ahora. Desde 2019 Canberra y Pekín han entrado en una espiral de conflictos que comenzó con acusaciones australianas de espionaje, siguieron con un cuestionamiento del relato chino sobre el origen de la pandemia de Covid 19 y han acabado con el bloqueo chino a las importaciones de vino y carbón.

Un tratamiento preferente por Pekín

La decisión de la empresa china se hizo bajo la presión de una inmensa carga de deuda y ante su imposibilidad de hacer frente a un crédito de 1.900 millones de dólares cuyo jefe de fila es CITIC Bank (CB) en noviembre pasado. Tianqui logró una extensión del plazo para cerrar un acuerdo de pago hasta el pasado 28 de diciembre por parte de los acreedores encabezados por CITIC. El periodo de gracia obtenido de los acreedores contrasta con las fuertes advertencias de Pekín a otros deudores en mora, como una empresa del sector de la energía y el carbón y una automotriz, que no han podido pagar vencimientos de bonos por importe de 600 millones de dólares haciendo temblar al mercado de activos financieros chino. La diferencia estriba en que Tianqui Lithium es el buque insignia de los intereses de China en el sector de las materias primas consideradas estratégicas. Lo que no quita para que sus dificultades financieras pongan en tela de juicio su futuro.

Tianqui Lithium es el buque insignia de los intereses de China en el sector de las materias primas consideradas estratégicas, lo que no quita para que sus dificultades financieras de pongan en tela de juicio su futuro

Tianqui Lithium es una empresa privada cotizada en la bolsa de Shenzen y con sede en la provincia de Sichuan. Uno de los aspectos llamativos de su operación internacional es que mientras el Gobierno chino cuestionaba las salidas de capital de las empresas privadas del país, como Wanda, para hacer grandes inversiones sin mucho sentido, muchas de ellas sospechosas de ser instrumentos de evasión de dinero bajo la forma de divisas duras, la minera se las arreglaba para asegurarse el nihil obstat de la administración para su objetivo de acumular dominios mineros.

Un dato a tener en cuenta es que el acreedor chino es un banco estatal y que el interés oficial en defender un dominio minero estratégico para Pekín. El resultado ha sido un periodo de gracia para negociar las condiciones para el pago parcial de la deuda y la refinanciación del crédito.

La importancia estratégica de Chile para China

Mientras el vicepresidente chino Liu He hacía duras advertencias a las empresas que no honraban sus vencimientos, la empresa de minerales estratégicos llevaba en sordina sus negociaciones bancarias para la extensión del plazo y la búsqueda de una solución para refinanciar su deuda. El crédito es la consecuencia de la adquisición hace dos años en 4.000 millones de dólares del 23% del gran productor de litio Sociedad Química y Minera (SQM) de Chile.

Tianqi Lithium ha sido la punta de lanza de las inversiones chinas en Chile y abierto la puerta a la venta de una de las mayores flotas de autobuses eléctricos del mundo

La operación en Chile se cerró en 2018 y poco después las empresas BYD y Yutong vendieron 200 autobuses eléctricos dotando al país de una de las flotas más grandes de este tipo de vehículos en el mundo. Los avances chinos en Iberoamérica en los pasados dos años son producto de la retirada de los intereses de Estados Unidos en la región bajo la égida de Donald Trump, y se materializaron a pesar de las críticas de presidentes como Jair Bolsonaro de Brasil.

No cabe la menor duda de que Washington, antes con Trump y ahora con Biden, no tiene ningún interés en que China aumente su posición en el sector de las materias primas estratégicas. Esto, no obstante, no describe el cuadro completo.

Incertidumbre sobre el futuro del litio

El origen de los problemas financieros de Tianqi Lithium es una caída del 70% en el precio del litio a causa de los excedentes que se acumulan en el mercado de esta materia prima, que sufrió un severo traspié desde 2018 coincidiendo con la adquisición de Tianqui Lithium en Chile. La debilidad de los precios en el mercado llevó a los inversores a retirarse del mercado de acciones de las mineras del litio de un lado y a éstas a recortar la inversión en la producción.

Los grandes fondos están tomando posiciones en el Litio aprovechando la baja de cotización de las mineras y la caída del precio del metal, pero el futuro del litio como componente necesario de las baterías está puesto en cuestión a medio plazo

Sin embargo los fondos de inversión consideran que es el momento de comprar y tomar posiciones en el sector aprovechando la baja cotización de las acciones y la caída del precio del metal, porque la industria del automóvil se ha volcado de lleno en el desarrollo de la movilidad sostenible para la cual es básica el motor eléctrico y por tanto el litio. Al menos de momento.

En el horizonte está de un lado el potencial desarrollo de baterías de ion-Sodio, que es objeto de investigación entre otras en la Universidad de Ciencias de Tokio. Si la tecnología de ion-Sodio para baterías despega, las inversiones en la producción de litio pueden sufrir un duro golpe porque la nueva tecnología sería mucho más barata.