Perforaciones petroleras en el Ártico: Noruega en los tribunales

Perforaciones de petróleo en el Ártico Perforaciones de petróleo en el Ártico

Seis activistas y dos organizaciones no gubernamentales han presentado una demanda contra Noruega ante la Corte Europea de Derechos Humanos (CEDH) por autorizar las perforaciones petroleras en el Ártico. La demanda se basa en el concepto de violación de los derechos humanos por no garantizar un futuro a las nuevas generaciones del país al contribuir con la explotación de petróleo dentro del círculo polar ártico al calentamiento global.

La pieza jurídica señala también que Noruega viola la constitución que incorpora el concepto de protección del medio ambiente. La acción judicial se produce a menos de un año que los activistas defensores del medio ambiente sufrieran su última y definitiva derrota ante la justicia noruega.

Tabla de contenidos

El combate entre activistas y Noruega por las perforaciones petroleras en el Ártico

La Suprema Corte de Justicia del país dictó sentencia en vísperas de Navidad el año pasado tras dos apelaciones de resoluciones adversas a los defensores del medio ambiente.

Las dos sentencias de cortes de menor rango dando la razón al estado del país en su decisión de explotar petróleo en el Ártico fueron ratificadas por la más alta instancia judicial de Oslo.

El largo combate de los grupos ambientalistas de Noruega contra la explotación de petróleo en el Mar del Norte ha pegado un giro inusitado con la decisión de presentar una demanda contra Noruega ante la Corte Europea de Derechos Humanos para que obligue al país a paralizar la actividad petrolera en el mar de Barents, dentro del círculo polar ártico.

Chevron, Conoco Phillips, Lundin y Equinor son las principales empresas concesionarias de la explotación de petróleo en el Ártico

El momento es ciertamente dramático desde el punto de vista del medio ambiente porque la superficie actual de los hielos marinos del círculo polar ártico ocupan la menor superficie desde que existen registros de la superficie del casquete polar y los hielos marinos. Esta reducción de la superficie congelada afecta de forma irreversible a la preservación de la biodiversidad en esa región al contribuir al deshielo del permafrost.

Perforaciones de petróleo en el Ártico - Plataforma de Equinor en el Mar de Barents
Perforaciones petroleras en el Ártico – Plataforma de Equinor en el Mar de Barents

Noruega, la eterna contracción entre el petróleo y la sostenibilidad

Aunque la campaña ha sido permanente por parte de los grupos ambientalistas, la decisión de Oslo de subastar bloques para la perforación petrolera en el mar de Barents en 2016 rompió con las inhibiciones políticas que existían respecto de avanzar sobre los hielos árticos.

En ese año se adjudicaron 10 bloques a varias petroleras, pero los más significativos fueron a parar a manos de Chevron, Conoco Phillips, Lundin y Statoil. Esta última cambio su nombre de forma vergonzante al de Equinor para tomar distancia de su papel en el desarrollo de la explotación petrolera del Mar del Norte.

Lundin es la petrolera sueca que descubrió el campo de Johan Sverdrup en el Mar del Norte en 2010. El descubrimiento significó la extensión al menos por 40 años del horizonte de explotación petrolera de la plataforma continental noruega por la magnitud de las reservas encontradas.

El fondo soberano de Noruega, nutrido por la riqueza petrolera, hace gala de forma contradictoria de su sensibilidad en la defensa del medio ambiente.

Noruega es el mayor productor de crudo de la Unión Europea (UE). El fondo soberano de Noruega nutrido por la riqueza petrolera tiene fuertes inversiones en todo el mundo, y en especial en Europa. Hace gala de forma contradictoria de su sensibilidad en la defensa del medio ambiente.

La explotación del crudo en el país ha sido la llave para sus mejoras económicas en los últimos 40 años y el alto nivel de vida alcanzado en comparación con un pasado de atraso económico sujeto a la explotación agraria y pesquera. El Gobierno se opuso de forma exitosa ante la justicia del país a las demandas de los ecologistas y la perforaciones petroleras en el Ártico cuenta con amplio respaldo político en el parlamento noruego.

Los antecedentes de Alemania y Holanda en demandas basadas en derechos humanos

Sin embargo las organizaciones ecologistas se han visto arropadas indirectamente por las sentencias recientes que han tenido en cuenta los derechos humanos como fundamento en Alemania y más recientemente en Holanda. En este último país una jueza impuso a Royal Dutch Shell una modificación de sus planes de descarbonización que constituyó un triunfo sin precedentes para los grupos defensores del medio ambiente.

El Tribunal Constitucional de Alemania a finales de abril este año adoptó una decisión por la cual exige al Gobierno cambios a la Ley del Clima. La parte actora que en este caso también fue un grupo de jóvenes activistas alegó que la política del gobierno afectada a sus derechos porque les imponía una carga futura. El Tribunal les dio la razón al argumentar que la Ley descargaba sobre las generaciones más jóvenes el esfuerzo de la reducción de las emisiones de gases de invernadero.

Manifestantes en la puerta del Tribunal Constitucional alemán pidiendo una aceleración de los objetivos climáticos.
Manifestantes en la puerta del Tribunal Constitucional alemán pidiendo una aceleración de los objetivos climáticos.

De acuerdo con la veredicto de la corte la ley viola las libertades de los litigantes, algunos de los cuales son aun muy jóvenes porque de forma irreversible traslada el peso de la reducción de las emisiones a un periodo posterior al 2030. Las medidas que el gobierno adopta para el periodo posterior al 2030 «no son suficientes para asegurar que la necesaria transición hacia la neutralidad del clima se alcance a tiempo«. El tribunal exige a las autoridades la adopción de objetivos claros para reducir las emisiones de gases de invernadero después de 2030. Con estos antecedentes los activistas noruegos abordan esta nueva etapa en su lucha.

La subasta de bloques para explotación petrolera en lo que se conoce como Ronda 23 de adjudicaciones en el país se produjo con el crudo en precios mínimos tras la dramática caída de su cotización a partir del verano de 2014.

El protagonismos de los jóvenes en el activismo por el clima

Este hecho pone de relieve que aun en circunstancias de excedentes significativos y fuertes desequilibrios entre oferta y demanda las petroleras a escala internacional mantienen la tendencia a asegurarse dominios para la extracción de crudo, lo que pone en cuestión la transformación de la política extractiva de estas empresas si no media algún tipo de coerción social sobre sus inercias productivas.

La CEDH aun debe resolver si admite la causa y en caso de hacerlo habrá que ver si da la razón a los grupos y activistas defensores del medio ambiente.

Un papel destacado entre el activismo noruego lo juega la organización Naturaleza y Juventud, la rama juvenil de Amigos de la Tierra. Este no es un detalle porque en el norte de Europa la fortaleza que tiene la causa del medio ambiente entre la juventud es una expresión de su potencial rebeldía política. El peso de Los Verdes en Alemania es otra expresión de esta situación y de la creciente sensibilidad social ante el deterioro del medio ambiente.

En una causa separada, pero obviamente coordinada, seis jóvenes activistas portugueses han presentado otra demanda ante la CEDH contra todos los estados de la UE, además de Noruega, Rusia, Suiza, Turquía, Ucrania y Reino Unido argumentando que todos los países deben tomar medidas urgentes ante el cambio climático.

En cuanto a la acción de los activistas noruegos estos señalan en su demanda que el país no respeta el Acuerdo de París con la explotación de crudo dentro del círculo polar ártico porque ésta se va a extender mucho más allá del 2050 a causa de la duración de las concesiones de los bloques en la región del mar de Barents.