El Consejo, la Comisión y el Parlamento, grupos ecologistas y hasta industrias contaminantes como Arcelor, son partidarios del ajuste en frontera del CO2 contenido en las importaciones. La selección de países sobre los que aplicaría sigue sin conocerse. Difícilmente podrá argumentar no ser arbitraria, con lo que los problemas con la OMC vendrán de la mano. La posibilidad de que lo recaudado contribuya significativamente a la financiación de los planes de recuperación es dudosa. Y ni siquiera está claro el sistema de cálculo por el que se optará. ¿Podemos estar tan seguros de que hay un consenso?

Hamburgo no tendrá más casas unifamiliares y apostará por un modelo de ciudad mediterránea que le permita ofrecer más viviendas con menor coste en recursos y espacio. Mientras, el ministro de Economía y Energía alemán, Peter Altmeier, anunciaba 6.000 millones de euros para rehabilitación de edificios durante 2021. Repensar las ciudades y reformar las viviendas está dejando de ser el hermano pobre de la Transición Ecológica. Urge abrir un debate... y dotar presupuestos.

Alemania se va a convertir en importador neto de electricidad, y el Comité de Expertos del Ministerio de Economía alemán insta a su gobierno a proponer un cambio en el sistema europeo de compensación de emisiones: compensar emisiones contra las inversiones en generación renovable realizadas en otros países UE. El diario Die Welt citaba a España y Grecia. ¿Se está preparando una nueva oleada de inversiones verdes alemanas en el Sur?

Ayer asistimos al lanzamiento de un globo sonda que dividirá posiblemente en dos a las tres grandes instituciones europeas: la propuesta de un nuevo modelo fiscal verde basado en gravar la venta de bienes en función de su huella de carbono. El modelo elegido se argumenta por sus efectos transformadores pero también tiene un paralelo evidente en el modelo elegido ayer por el Parlamento para gravar las importaciones desde fuera de la Unión. El elemento común: no dejar que las multinacionales puedan eludir los impuestos verdes como eluden los de sociedades.

Desde 2016, Francia obliga a los inversores institucionales a declarar no sólo cómo integran los objetivos sociales, de medio ambiente y gobernanza (ESG) en sus políticas de inversión, sino cómo gestionan su riesgo y cómo incorporan específicamente las consideraciones sobre cambio climático en su estrategia.

El Presidente Sánchez acompañó el lunes la llegada del primer AVE a Orihuela. En su discurso no hubo una sola referencia a la alta velocidad como columna vertebral de la logística verde. Sin embargo, la red del AVE representa hoy el camino rápido hacia una logística efectiva y descarbonizada en toda la península: el tren aporta más a la descarbonización como alternativa al camión que como competidor del avión.

Nuestra misión es hacer un análisis crítico del Pacto verde europeo y en particular de la masa abrumadora de información para que los lectores y los partícipes de este proceso puedan sacar sus propias conclusiones de lo que está ocurriendo. Nuestra plantilla consta de analistas de este flujo informativo. Creemos firmemente en que se deben modificar las condiciones de producción y generación para que el mundo sea compatible con la vida en esta era de pandemia de pandemias. Dudamos de que las instituciones presentes estén a la altura de las circunstancias. Nuestro objetivo es analizar este proceso del lado de la vida.