El empresario Gerard Barron ha vuelto a las andadas y esta vez se ha ocupado de posicionar su empresa de minería en aguas profundas como un emprendimiento verde. Su argumentación es que el lecho marino a grandes profundidades será tratado con respeto extrayendo sólo una parte de los metales que se encuentran en forma de nódulos y sin dañar el ecosistema.

El consejero delegado de Glencore, Ivan Glasemberg, se ha unido a Elon Musk en el coro de augures del desabastecimiento de materias primas para la producción de baterías. Afirmó en la cumbre del futuro del automóvil convocada por el Financial Times esta semana que la industria automotriz vivía en la ingenuidad si pensaba que China sería el eterno suministrador de baterías para los vehículos eléctricos que se construyen en el mundo.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) advierte que el fuerte incremento de la demanda de materias primas estratégicas para los vehículos eléctricos, los paneles solares y las turbinas para generación eólica está detrás de la escalada de los precios de los minerales críticos. Señala además que mantener el ritmo para el suministro de esas materias primas en condiciones de demanda creciente exige un nivel de inversiones en la minería que no se detecta de momento. La agencia considera que si los precios superan un umbral crítico pueden retrasar el avance de la descarbonización de la economía internacional.

Los precios del cobre cayeron el viernes pasado por debajo de los 9.000 dólares la tonelada, pero siguen estando en niveles muy altos. Pese a una corrección del 4,4%. Los analistas advierten que la demanda física, es decir aquella que el comprador va a disponer realmente, es sólo una fracción del total. El auge no se limitó al cobre, tocó al aluminio, al hierro, al trigo, y de paso un poquitín al crudo… Los eufóricos señalan que tras el auge del cobre está el nuevo pacto verde, el europeo y el que se espera impulse Joseph Biden en Estados Unidos… ¿Es esto cierto?

La subasta de eólica off shore en Reino Unido para Inglaterra y País de Gales, que marcó precios sin precedentes en el sector de las renovables por el derecho a explotar el viento sobre el lecho marino hace una semana, sigue provocando reacciones. El presidente de la petrolera francesa Total, Patrick Pouyenné, afirmó que la existencia de estos precios indica la presencia de una burbuja en el sector de las renovables por la escasez de activos.

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) denunció ante el Congreso y la Abogacía del Estado haber recibido presiones desde la minera Berkeley y el gobierno regional de Castilla y León para aprobar un proyecto de explotación a cielo abierto de uranio en el Retortillo, Salamanca. El proyecto incluye una planta de tratamiento del mineral y e instalaciones para el almacenamiento definitivo de los residuos radiactivos. Ha sido polémico desde un principio y encontrado una fuerte oposición que incluye desde los grupos ecologistas hasta el Parlamento portugués. Hoy su futuro está más en cuestión que nunca a solo un paso de ser finalmente archivados los procedimientos de autorización.