La subasta de eólica off shore en Reino Unido para Inglaterra y País de Gales, que marcó precios sin precedentes en el sector de las renovables por el derecho a explotar el viento sobre el lecho marino hace una semana, sigue provocando reacciones. El presidente de la petrolera francesa Total, Patrick Pouyenné, afirmó que la existencia de estos precios indica la presencia de una burbuja en el sector de las renovables por la escasez de activos.

El mercado de los ETS parece estar en manos de los traders y los bancos de negocios. La escalada de los precios desatada a partir de una subasta en Polonia la semana pasada no está determinada por una demanda industrial. Como bien dan a entender las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) que establece una caída de la producción industrial en España del 9,4% en el 2020, corregida de estacionalidad, no hay base para una demanda fuerte de derechos en España ni en otros países en los que la crisis ha mordido al sector industrial y a otros grandes emisores de gases de invernadero.