La filtración de un documento de la Comisión Europea (CE) sobre las medidas contenidas en el paquete para la reducción de emisiones de gases de invernadero cuya difusión está prevista hoy ha levantado una verdadera tormenta. Los combustibles para calefacción y transporte por carretera entrarán en el sistema de comercialización de emisiones de CO2, el famoso ETS. Los precios subirán y el efecto social será regresivo.

Una conferencia auspiciada por el Parlamento Europeo (PE) por cuenta de la Comisión Europea (CE) ha puesto al rojo vivo un tema sujeto a fuerte controversia: una propuesta de reforma fiscal de la Unión Europea que deberían asumir los estados miembro para acelerar la reducción de las emisiones de carbono. La conferencia fue el puntapié inicial de un proyecto que promete enfrentar a la CE con buena parte de los 27 socios. Este será sin duda un debate de importancia capital para el futuro de la Unión.