Armin Laschet fue elegido la semana pasada como sucesor de Merkel al frente de la CDU. Su elección no es tanto el resultado de los siempre cambiantes equilibrios partidarios como de una opción estratégica. El renano representa la transformación ecológica del lander más poblado de Alemania y la perspectiva de un gobierno de coalición con los Verdes que la propia Merkel y su entorno más cercano ven como el legado último de la Canciller.