Fuentes próximas al ministerio de Finanzas de Portugal señalaron que en la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea efectuada el pasado sábado en Lisboa se debatieron los planes para imponer un impuesto al combustible de aviación como forma de promover su sustitución por combustibles con menos nivel de emisiones de CO2.