El Presidente del CSN, Serena i Sender, se amilana ante Vox y echa responsabilidades sobre los técnicos

El presidente del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Josep Maria Serena i Sender. El presidente del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Josep Maria Serena i Sender.

Tras el escándalo institucional causado por las cartas de presión remitidas al CSN por la minera Berkeley, Serena i Sender, Presidente del regulador nuclear ha comparecido en el Congreso ante la Comisión de Transición Ecológica. El proyecto de explotación de uranio, iniciado en 2016, se encuentra aún pendiente de autorización. PP y Vox han afeado la longitud de los plazos y el Presidente del CSN se ha amilanado, echando las responsabilidades sobre los hombros de unos técnicos «elegidos por el gobierno anterior».

En este artículo

Del escándalo Berkeley al escandaloso desmoronamiento de Serena i Sender

Serena i Sender hoy en el Congreso
Serena i Sender hoy en el Congreso

Josep María Serena i Sender, presidente del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha dedicado más de 30 minutos a relatar las actuaciones que el organismo que dirige ha llevado a cabo en relación a la solicitud de aprobación de una planta de concentrados de uranio en la provincia de Salamanca bajo la titularidad de la empresa Berkeley.

Como habíamos publicado semanas atrás, el CSN denunció ante el Congreso y la Abogacía del Estado haber recibido cartas de presión remitidas por la propia minera, su representante legal Herbert Smith, la Junta de Castilla y León, la Asociación de Accionistas Minoritarios de Bolsa y la World Federation of Investors.

En ellas se instaba al CSN a agilizar la elaboración del dictámen advirtiendo de las consecuencias nefastas que el retraso sufrido está provocando en términos económicos… lo que podía interpretarse como una amenaza de litigio por daños.

Argumentaba además que la comarca de Retortillo es una zona en despoblación, deprimida económicamente y que este proyecto supondría la creación de empleo directo y convertirse en un dinamizador para la región… durante los cinco años que como máximo durase la explotación de la mina.

El presidente del CSN en un principio ha declarado que el contenido era inapropiado, y que el retraso en la calificación técnica se debe a la falta de información aportada por la empresa y a la deficiente calidad de la misma en muchos casos. Hemos mantenido más de 40 reuniones, aseguraba.

Desde octubre de 2016 el CSN se ha visto en la necesidad de emitir peticiones de información adicional y notas técnicas a las que se le suman numerosas reuniones para calificar cuestiones imprescindibles al proceso de instalación. Estas circunstancias han provocado un retraso extraordinario.

Josep María Serena i Sender, presidente del CSN

Se defendió de las acusaciones vertidas en las cartas que achacan a motivos políticos el retraso que consideran injustificado. El CSN, atiende únicamente a cuestiones técnicas, zanjaba. Sin embargo, sí que reconoció que el funcionamiento interno del regulador puede restar agilidad a los procesos de toma de decisiones.

Serena i Sender recula ante Vox…

En pleno recule ante las andanadas de Vox y PP declaró que propondría que si un proyecto se retrasa más de un porcentaje de tiempo establecido se deba informar al pleno, estableciendo así procedimientos intermedios para controlarlo.

La falta de entereza del Presidente del CSN ante las intervenciones de Vox y PP fue convirtiendo la ceremonia parlamentaria en un juicio sobre el organismo conforme concedía el terreno de discusión al planteado por estas fuerzas. Apremiado a dar plazos, afirmó que es cuestión de pocos meses. De las 11 áreas involucradas, únicamente faltaban tres por realizar su evaluación y a día de hoy ya cuentan con la información necesaria para hacerlo.

No puedo interferir en la labor técnica. Tengo que esperar el dictamen técnico… es cuestión de pocos meses. El pleno tiene interés en sacarse este informe de encima, porque es responsabilidad de todos

Josep María Serena i Sender, presidente del CSN

Conforme avanzaba el acto, el presidente del CSN pasó directamente a tener una actuación vergonzante que de hecho le inhabilita para dirigir a los técnicos y trabajadores de la institución.

No tuvo reparos en echar a los pies de los caballos a los técnicos del Consejo ante las quejas expresadas por los representantes políticos del PP y de Vox. Al final, aseguró, el pleno del CSN sólo puede esperar a que los informes se elaboren, no cabe presión a los técnicos y no se puede descartar un exceso de celo.

…pero es contundente frente a Sabanés

Inés Sabanés, diputada de Mas País-Compromís-Equo, no comparte la compartimentación extrema del CSN. Achaca el envío de cartas a una maniobra de la empresa para, en caso de no obtener permiso a tiempo, exigir indemnizaciones por el retraso. Invita al CSN a tener en cuenta que se trata de un proyecto insostenibe, y de gran contestación social.

Además, aseguró, las últimas regulaciones no permiten este tipo de actividad, a corto plazo van a ser actividades no autorizables, recordó. La Ley de Cambio Climático prohíbe conceder nuevas autorizaciones de explotación a instalaciones de materiales radioactivos.

En su respuesta Serena i Sender volvió a hacer gala de un curioso gesto de carácter: se mostró tan contundente frente a los que defienden la institución como temeroso frente a los diputados que le acusaban de ser un pelele del gobierno y orientar los dictámenes técnicos. Así, volvió a asegurar que el CSN sólo puede emitir informes de carácter técnico, siendo su función la de supervisar y velar por la seguridad nuclear y la protección radiológica. Solo si el informe es negativo es vinculante para el Ministerio de Transición Ecológica que es quien debe tomar la decisión.

En materia de seguridad, Serena i Sender, afirmó que la propuesta de Berkeley es muy novedosa, ya que en el plan presentado plantea que el agujero provocado por la extracción de uranio al remover las tierras sea rellenado con los residuos radioactivos que generará la planta de tratamiento. Por lo tanto se debe evaluar la actividad minera, la instalación de uranio y el almacenamiento de residuos.