Taxonomía europea: El ‘rótulo’ verde para gas y nuclear desata más batallas

Taxonomía Europea: Presentación del Acto Delegado de la Comisión Europea por Mairead McGuiness, Comisaria Europea de Servicios Financieros

El proceso de aprobación de una taxonomía verde europea se encuentra en una situación controvertida. La publicación del Acto Delegado de la Comisión Europea (CE) adjudicando el rótulo de verde al uso del gas y de la generación nuclear ha despertado una ola de reacciones a escala continental.

El miércoles 2 de febrero, tras una votación que resultó fruto de la falta de unanimidad que suele regir las decisiones del Colegio de Comisarios de la Unión Europea (UE), quedó aprobado el Acto Delegado. La resolución, que complementa la Taxonomía Verde europea, fue sometida a un periodo de consulta que debió extenderse a solicitud de las partes interesadas, y durante el cual se registraron infinidad de críticas y propuestas de enmienda a las que la Comisión no ha hecho caso.

Tabla de contenidos

Taxomonía Verde: Las posiciones de los fondos de inversión

Taxonomía Europea: Presentación del Acto Delegado de la Comisión Europea por Mairead McGuiness, Comisaria Europea de Servicios Financieros

El Foro Europeo de Inversión Sostenible (Eurosif), que agrupa a un amplio abanico de gestores de fondos de inversión, reaccionó con una declaración en la que se afirma que: «La inclusión del gas y nuclear mina la credibilidad de la Taxonomía europea». Eurosif «reconoce la aprobación en principio del Acto Delegado y comprende el contexto político y motivaciones que han conducido a la inclusión del gas natural y la energía nuclear en el andamiaje de la Taxonomía de la UE. No obstante, lamentamos la probabilidad de que esta decisión afecte de forma adversa tanto a la credibilidad como a la utilidad de este marco para los inversores en objetivos sostenibles, por lo tanto obstaculizando los objetivos mismos del Pacto Verde Europeo que aspira a apoyar».

Spainsif, el foro español que forma parte de Eurosif, aclara que los posicionamientos de la cabecera de los foros nacionales sobre la taxonomía europea «son fruto del trabajo de los expertos que forman su equipo y un nutrido grupo de colaboradores dentro y fuera Bruselas». Advierte sin embargo que Spainsif «no ha publicado posicionamiento oficial al respecto». Mientras tanto una fuente vinculada a los grupos de interés que impulsan una Taxonomía Verde con la exclusión del gas y la generación nuclear señala que: «Este es el comienzo del recorrido. La Comisión ha hecho público su Acto Delegado pero este aun debe recorrer un largo trecho hasta su aprobación».

España ha sido uno de los países que se ha mostrado más activo en contra del Acto Delegado

La fuente especifica que en este recorrido falta el voto decisivo del Consejo Europeo y la aprobación por parte del Parlamento Europeo. «El Parlamento es en general más progresista y es probable que en él se centre la oposición al Acto Delegado» señaló un parlamentario europeo a EU Green Deal News. Una fuente del sector de la energía renovable señaló que España ha sido uno de los países que se ha mostrado más activo en contra del Acto Delegado que completa la taxonomía europea «entre otras cosas por el grado de desarrollo en España de la generación renovable». Ésta puntualizó además que «durante el desarrollo del debate a tres entre la CE el Consejo y el Parlamento -lo que se denomina el triálogo- todavía queda un margen de ajuste a la propuesta de la CE».

Los estados miembro enfrentados por la incorporación de la nuclear a la taxonomía europea

Las fuentes políticas europeas consultadas por EU Green Deal News consideran que «la decisión refleja el peso de los países del Este de Europa muy dependientes de la energía nuclear de un lado y de la presión de Francia». En octubre pasado Francia actuó de anfitrión de una reunión de países interesados en el mantenimiento de la energía nuclear a la que asistieron Bulgaria, Chequia, Chipre, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Malta, Polonia, Rumania, Eslovaquia y Eslovenia.

La posición de Alemania en los debates para la aprobación de la taxonomía europea es en cierta forma delicada porque el lobby partidario de la energía nuclear no ha muerto en ese país, a pesar de que tras el desastre de Fukushima en marzo del 2011 el Gobierno Federal encabezado por Angel Merkel decidió el cierre escalonado de las centrales nucleares.

Las grandes compañías eléctricas alemanas siguen insistiendo en que la transición energética hacia las energías renovables supone un inevitable encarecimiento de la energía y se resisten a la paralización de su parque nuclear aunque hayan acatado la decisión del Gobierno. Verían encantadas la implantación del rótulo de Verde al sector nuclear.

En la medida que en Berlín existe un Gobierno de coalición entre el Partido Socialdemócrata (SPD) y los «Verdes» es dudoso que el ejecutivo haga algún movimiento en ese sentido. Sin embargo, de acuerdo con fuentes del sector eléctrico alemán «Scholz -el actual canciller- es permeable a la idea de reabrir las puertas a la generación nuclear». Una operación de este tipo es ahora imposible porque supondría poner en crisis a la coalición, señalan fuentes políticas en Berlín.

Incrementar la inversión privada durante la transición es una clave para alcanzar nuestros objetivos de clima

Mairead McGuiness, Comisaria Europea de Servicios Financieros

Pese a las expectativas de que el Acto Delegado se reforme en el curso del debate, la posibilidad de que se rechace en el Consejo de Ministros europeos son mínimas. Para que ello ocurra sería necesario que voten en contra al menos el 72% de los estados miembro (es decir al menos 20) que representen al menos al 65% de la población europea.

La Comisaria de Servicios Financieros, Mairead McGuiness, que defendía ante los fondos de inversión europeos la adopción de una etiqueta ámbar para el gas y las nucleares en la taxonomía europea, defendió el 2 de febrero pasado la adopción del acto delegado.

«La UE está comprometida con alcanzar la neutralidad climática en el 2050 y necesitamos utilizar todas las herramientas a nuestro alcance para lograr ese objetivo. Incrementar la inversión privada durante la transición es una clave para alcanzar nuestros objetivos de clima. En el día de hoy estamos estableciendo condiciones estrictas para ayudar a movilizar financiación para apoyar esta transición, apartándola de fuentes de energía mas dañinas como el carbón. Estamos potenciando la transparencia del mercado de forma tal que los inversores sean capaces de identificar fácilmente las actividades en gas y nuclear frente a cualquier decisión de inversión», afirmó la Comisaria.

De acuerdo con una fuente vinculada al lobby de las energías renovables «McGuiness no ha renunciado a que el rótulo verde para el gas y la generación nuclear se transforme en ámbar, pero ha dejado en manos de la presión de los estados miembro y de los grupos de interés y su trabajo de zapa la transformación del rótulo a ámbar en el periodo de negociaciones que se ha abierto».

La taxonomía verde, clave para la determinación de la exposición al riesgo

En realidad las reglas propuestas por la taxonomía europea carecen de obligatoriedad y no son más que una guía para los inversores, cuyas inversiones en activos están cada vez más condicionadas por la naturaleza de su decisión. Los gestores de fondos de inversión mientras tanto están a la espera de la Taxonomía Social Europea que es otra de las patas de la transformación ESG que pretende la UE.

Respecto de esta última la subdirectora general de Spainsif, Andrea González, señala que esperan un segundo borrador que incorpore los resultados de la consulta pública del pasado verano «a lo largo del mes de marzo». Pero hay un elemento de fondo en esta batalla dentro del sector financiero: la ponderación creciente en la determinación del riesgo que el Banco Central Europeo (BCE) hará de la exposición a las energías no renovables y actividades contaminantes como la minería y la explotación forestal no sostenible.

Si las entidades financieras se ven penalizadas de forma creciente por su nivel de inversión en actividades no renovables y contaminantes los fondos de inversión verán seriamente cuestionada la liquidez de sus carteras de inversión si estas no se ajustan a la taxonomía europea, tanto la Verde como la Social.

Este es un tema que los bancos centrales tienen en debate y en torno al cual el BCE ya ha dado pasos de los que no parece que se vaya a retractar. Mientras tanto para el Ministerio español de Transición Ecológica la decisión de la CE «no envía las señales adecuadas a la inversión en energía limpia, desde el momento en que otorga el mismo tratamiento al gas y la nuclear que a fuentes indiscutiblemente limpias, como la eólica o la solar».