Una Convención Ciudadana, grupos de trabajo, audiencias parlamentarias… la Ley del Clima francesa aparentemente ha sido el resultado de un inédito y ejemplar proceso participativo documentado y publicitado hasta la extenuación. Y sin embargo, esta semana, tan pronto se ha presentado el proyecto de ley, han llovido las críticas. Contra las medidas y contra el Presidente Macron.