La nueva propuesta de taxonomía para las finanzas sostenibles la Comisión Europea, compartida con los países de la UE el sábado y filtrada al sitio de noticias Contexte el lunes, clasifica las plantas de gas que generan energía más calefacción o refrigeración como una inversión sostenible si se cumplen ciertas condiciones sobre emisiones hasta 2025.

La ONG Ecologistas en Acción lanzó ayer la campaña La verdad del gas. Con ella quiere presionar para que las inversiones en gas natural no se beneficien de los fondos destinados a la descarbonización. Los ecologistas denuncian también que los altos precios aumentan la pobreza energética que sufre España en un momento de crisis generalizada. Pero no son los únicos en querer acelerar la transición. En la propia industria gasista y los gobiernos europeos hay cada vez más voces partidarias de pisar el acelerador y avanzar hacia el hidrógeno verde.