La subasta en Reino Unido para generación eólica en Inglaterra y País de Gales adjudicó esta semana proyectos por importe de 8.800 millones de libras pagaderos en 10 años. De este dinero un 25% corresponden a la Corona de Reino Unido (UK). Pero más allá del detalle de que la reina Isabel II sea la propietaria del lecho marino de las islas británicas e Irlanda del Norte, el precio para proyectos por un total de 8 Gigavatios de nueva potencia, capaces de dar electricidad a 7 millones de viviendas, ha dejado perplejo al sector. Otro dato relevante de la subasta ha sido la presencia de las petroleras, que han pagado una prima colosal por entrar en la primera subasta de generación eólica off-shore en un década en Gran Bretaña. Vestas, que es el principal fabricante de turbinas generadoras en tierra firme, ha aprovechado la coyuntura para anunciar la fabricación de la turbinaV-236 de 15 MW.