El ciberataque al oleoducto de Colonial Pipeline Co en EEUU abre la discusión sobre la necesidad de establecer estándares de seguridad más altos para infraestructuras críticas. La Agencia de Ciberseguridad de EEUU alertó hace un año a los operadores de oleoductos y en concreto a Colonial, tras una intrusión en sus sistemas a través de un correo electrónico. El ataque perpetrado hace dos días ha obligado a la empresa a cerrar la red que abastece de combustible a 50 millones de estadounidense y necesitó de ayuda externa para reactivar sus sistemas. El gobierno tuvo que declarar el estado de emergencia y en los pasillos del Congreso se empieza a hablar de la necesidad de rastrear ataques a nivel global y asentar un marco legal común para proteger la seguridad de los países industrializados occidentales.

Una de las claves para el desarrollo del hidrógeno como combustible industrial en Europa es el desarrollo de la infraestructura de transporte y abastecimiento. Este mes de julio, un grupo de once compañías europeas de infraestructuras de gas de nueve estados miembros de la UE, entre las que se encuentra la española Enagás, presentó el «European Hydrogen Backbone Plan».