Se abre el diálogo con las autonomías mientras los países de la UE ultiman sus Planes Estratégicos Nacionales de la PAC (PEPAC) intentando sortear las incertidumbres que deja la falta de acuerdo europeo. Entre las incógnitas: el porcentaje del pilar I que se destinará a ecoesquemas y si se incluirá la condicionalidad social en las ayudas. De todo ello ha tratado el diálogo entre los responsables de las Consejerías de Agricultura de Castilla y León, Navarra y Castilla-La Mancha y la Coalición Por Otra PAC. 

El Tribunal Europeo de Cuentas es la institución que vela por el buen uso del dinero de los y las contribuyentes de la Unión, y sus auditores suelen desmenuzar con diligencia la Política Agraria Común (PAC). No es para menos: la PAC es la mayor partida del presupuesto comunitario, unos 60.000 millones anuales en los últimos seis años. La Coalición Por Otra PAC lanzó esta semana la campaña #LaPACbajoLaLupa con un exhaustivo análisis de los principales informes agrarios del Tribunal de Cuentas, que evidencian que la Política Agraria Común tiene graves carencias a la hora de asegurar una renta justa de agricultores y ganaderas o contribuir a los objetivos europeos en materia de clima y biodiversidad.